Imprimir esta página

Galería A del Arte: José Ramón Magallón Sicilia y Sylvia Pennings. «Entropía» - Ángel Azpeitia

exposiciones de arte actual en Zaragoza. Reseñas escogidas. 1962-2012. Ángel Azpeitia. 
Edición y selección a cargo de Jesús Pedro Lorente
 
26 de abril de 2012   
Galería A del Arte: José Ramón Magallón Sicilia y Sylvia Pennings. «Entropía»
 
La exposición tiene verdadero interés y merece visitar la con detenimiento. Me refiero a la que José Ramón Magallón Sicilia y Sylvia Pennings ofrecen bajo el título «Entropía» que, por cierto, no identifico plenamente con lo expuesto, aunque comprenda la libertad para elegir epígrafes e incluso admita amplias dosis de arbitrariedad al hacerlo. Pero debo comentar el término. Si se toma en el sentido de la termodinámica, designa lo que sirve para evaluar la degradación de energía en un sistema. No creo que proceda limitarla a medida del desorden. Y tampoco encuentro a ninguno de los dos artistas desorganizado. Por otra parte, la entropía quizás nos aporte más en el aspecto sociológico, como incertidumbre sobre la naturaleza de un mensaje. Y las dos propuestas se calificarían de rigurosas, si bien libres.
  Tales conceptos, acaso sugerentes, ayudan poco a ver, interpretar o disfrutar las obras. Pienso que cabría enfocarlas, en cambio, por contraposición y no por semejanza, a través de su temática y actitud respecto al dinamismo. Los acrílicos de Sylvia Pennings, por lo pronto, son paisajes. Nacida en Ámsterdam, trae quizás ecos holandeses de un territorio llano, húmedo y hasta anegado, en cuya planitud se inscriben perspectivas con el apoyo de árboles como únicos pobladores. Porque respiran tranquila, silenciosa y hasta melancólica soledad. Salvo por las penetraciones hacia el fondo, el movimiento lo proporciona la fluidez del agua con sus ondulaciones y reflejos. El colorido responde con verdes vegetales y azules del cielo. Más algún otro aporte frío y ocasionales notas diversas. Mientras el grado de representación varía. La suma traduce una fresca actitud pictórica, ágil, limpia y sensible.

  Carezco de datos previos sobre ninguno de los dos; pero intuyo que ella ha podido atravesar una etapa no figurativa. Lo que serviría de nexo para referirse a José Ramón Magallón Sicilia. Que anda por sus propios caminos, puesto que es abstracto geométrico. Tampoco aquí el azar me parece elemento clave, al modo del dadaísmo. No to, en fin, «nuestra mágicamente propicia madre la casualidad». Se trata aquí de formas próximas a cuadriláteros o redondeadas que van por planos, tanto en telas como en papeles, aunque en estos se acentúa el efecto por ir con pegados. En general, se superponen sobre el fondo los antedichos motivos regulares y bandas paralelas —o viceversa— que aumentan las sensaciones dinámicas. Pueden añadirse pequeñas zonas aéreas. Recuerdan, en cierto modo, aquellas vanguardias llamadas generativas, porque sus elementos base generaban variaciones por movimiento, repetición o superposición. Aquí, con frecuencia veremos blancos, negros y grises; pero el color puede enriquecer los desarrollos. Su balance resulta inteligente, preciso y resuelto. Convence.